Cuando salía con Ben, yo estaba de Erasmus, y en ese período de tiempo siempre hay mucho tiempo libre, pero mucho, mucho tiempo libre. Y al igual que pasa en otras épocas del año en las que el aburrimiento es el dueño del lugar, la masturbación o las ganas de follar aumentan. Yo no estaba cansada de la uni porque sólo tenía seis horas a la semana, Ben trabajaba ocho horas diarias, a veces más. Yo dormía hasta tarde, salía a dar una vuelta con mis amigas, nos íbamos de picnic y luego tenía ganas de follar. Cosas de la vida…
Ben siguió trabajando en mi ciudad de Erasmus cuando yo ya me había ido, y una noche de borrachera con mis amigos (porque fui yo la que le trajo al grupo) le dijo a uno de ellos, que yo era sexualmente insaciable, que era una ninfómana y que no conseguía llevar mi ritmo.

Lo primero que hizo mi amigo en cuanto me vio conectada a Facebook fue decírmelo, me reí porque yo pensaba exactamente lo contrario a él. Que mis ganas de follar eran normales y que él, siendo un hombre, tendría que tener ganas de follar siempre – tal y como nos han enseñado los esteriotipos. Para mí una vez al día mínimo, si estoy de vacaciones o es fin de semana, tres está bien.
Este finde he quedado con mis amigos de Erasmus en la capital, vino el amigo que había hablado con Ben con otros tres chicos y dos chicas. Ben no vino.Y fue allí, cuando antes de que yo llegara, mi amigo les comentó al resto lo que Ben le había dicho. No me molesta tanto que lo hiciera, sino las reacciones que eso produjo: los chicos se rieron, como si la rara fuera yo, cuando yo sé – porque conozco a sus novias – que ya les gustaría follar por lo menos siete veces a la semana y no dos o tres como les tienen acostumbrados. Y más por pena que por otra cosa. Y las chicas, y es su reacción la que me dejó a cuadros es que consideran una vez al día excesivo. A ver, a ver, a ver, ¿cómo puede ser que las dos únicas chicas de la habitación, el 100% de las mujeres de la casa consideren que una vez al día es una locura?
Cuando creo entender a las mujeres y doy un paso para adelante, es cuando ellas dan tres para atrás. De verdad, a veces me siento hombre…
Decidme que no soy la única que considera que una vez al día es algo normal y corriente…

Anuncios