En Líbano, los hombres pueden tener legalmente sexo con animales siempre y cuando sean hembras. Si lo hacen con machos, estarán castigados con pena de muerte.

En Bahrein, un médico puede legalmente examinar los genitales femeninos, pero está prohibido mirarlos directamente. Sólo pueden mirar a través de un espejo.

Los musulmanes no pueden mirar los genitales de un cadáver. Esto también se aplica a los empleados de las funerarias. Los órganos sexuales de los difuntos deben estar siempre cubiertos con un trozo de madera.

En Indonesia, la pena por masturbación es la decapitación.

Anuncios