Hace un tiempo, mi hermana Inés y yo nos quedamos solas en casa, y no recuerdo cómo, acabamos hablando de uno de mis mejores amigos, Edu. Edu tiene dos años más que yo, y tres menos que Inés. Edu no es guapo, pero es un Don Juan y tiene muchísimo morbo, y él lo sabe, sabe que no es guapo, pero también sabe sacarse partido. Yo he estado liada con Edu, aquí en Up North, el roce hace el cariño más que en el resto de los barrios de la Comarca. Por lo tanto yo sé cómo es Edu en la cama y sé cómo es Edu con las mujeres porque aparte de amiga, he sido conquista.
Mi hermana me dijo que en su grupo se comenta mucho el polvazo que tiene Edu, y me reí porque yo disponía de información que Edu me había comentado hacía varios meses, que estaba segura que Inés desconocía. Mi hermana no tiene un pelo de tonta (para algunas cosas) y en cuanto me reí supo que sabía más de la cuenta, y es mi hermana, se lo tenía que decir.
– Edu hizo un trío con Soraya y Mar hace unos meses.
– Mar tiene novio – es la automática respuesta de mi hermana.
Bufo. De verdad que la gente que me viene con esas respuestas me hace mucha gracia. ¿Y qué? Mar no tenía pensado que nadie supiera nada. Por lo tanto para Mar no ha habido cuernos porque no sólo ha sido únicamente sexo, sino que es una noche de sexo que no se volverá a comentar nunca jamás.
– En Carnavales, Mar estaba sola en casa, ¿te acuerdas? Y fuimos a nuestra lonja… y antes de que nos fuéramos para casa las dos juntas, ¿no te acuerdas cómo Soraya dijo bien altito “voy a por mi móvil para decirles a mis padres que me quedo a dormir a tu casa”?
– No.
– Bueno, pues yo me acuerdo, porque pensé, que a vuestra edad quedarse a dormir a casa de alguien era sospechoso.
Inés me mira y no dice nada, porque SABE que tengo razón pero no se lo quiere creer.
Edu me contó que Soraya hacía tiempo que tonteaba con él, que tonteaba con él descaradamente, y que se mandaban mensajes y que se llamaban. Y Edu a mí no me va a mentir porque no le sirve de nada. Y yo vi esa noche, que Soraya no se separaba de Edu. También vi cómo Mar le daba un beso a su tremendísimo novio y salía de nuestra lonja. Y luego Inés y yo nos fuimos para casa, así que no sé cómo siguió el plan de disimular para ir a hacer un trío.
Pero Edu me lo ha contado. Soraya salió a fumar con Edu y con la excusa se fueron hacia casa de Mar, que les esperaba al final de la calle. No me imagino cómo sería el calentón para llegar a casa de Mar, pero me imagino que monumental.
Inés no se cree ni una palabra de lo que digo. Porque Mar tiene novio. Y aunque tuviera novio dice que se lo habría contado.
Edu no quiso dar más detalles. Es un hombre después de todo.
– Sí, hice un trío.
– ¿Y qué tal? ¡Cuéntame! Dame consejos o detalles o algo…
– Puta Belle, eres una cotilla. Pues eso, un trío, no me preguntes más porque no te voy a contar más detalles.
E Inés que tiene 27 años, no se cree que dos de sus mejores amigas no le dijeran nada de que se han liado con el morboso de Edu, que una de ellas le pusiera los cuernos al tremendo de su novio y aunque no me lo dijera, sé lo que más rabia le da es haberse quedado fuera.
Menuda sociedad.

Anuncios